14 de marzo de 2014

La cosecha

Los humanos necesitan pertenecer a algo, a un colectivo social, a una manada, les da igual; lo importante es pertenecer. Y es muy difícil aquilatar la importancia objetiva del colectivo al que se decide pertenecer; quiero decir que la etnia puede ser mucho menos importante que la camiseta que le han puesto a uno. Se ha comprobado que la ostentación de las señas de un equipo, por ejemplo, borra el sentimiento racista que provocaba la imagen de una persona de color. - See more at: http://www.eduardpunset.es/tag/relaciones-sociales#sthash.yzvWKbeY.dpuf
Los humanos necesitan pertenecer a algo, a un colectivo social, a una manada, les da igual; lo importante es pertenecer. Y es muy difícil aquilatar la importancia objetiva del colectivo al que se decide pertenecer; quiero decir que la etnia puede ser mucho menos importante que la camiseta que le han puesto a uno. Se ha comprobado que la ostentación de las señas de un equipo, por ejemplo, borra el sentimiento racista que provocaba la imagen de una persona de color. - See more at: http://www.eduardpunset.es/tag/relaciones-sociales#sthash.yzvWKbeY.dpuf
Los humanos necesitan pertenecer a algo, a un colectivo social, a una manada, les da igual; lo importante es pertenecer. Y es muy difícil aquilatar la importancia objetiva del colectivo al que se decide pertenecer; quiero decir que la etnia puede ser mucho menos importante que la camiseta que le han puesto a uno. Se ha comprobado que la ostentación de las señas de un equipo, por ejemplo, borra el sentimiento racista que provocaba la imagen de una persona de color. - See more at: http://www.eduardpunset.es/tag/relaciones-sociales#sthash.yzvWKbeY.dpuf
"Cuando el hombre se mira mucho a sí mismo, llega a no saber cuál es su cara y cuál es su careta" Pío Baroja

Los humanos necesitan pertenecer a algo, a un colectivo social, a una manada, les da igual; lo importante es pertenecer. Y es muy difícil aquilatar la importancia objetiva del colectivo al que se decide pertenecer; quiero decir que la etnia puede ser mucho menos importante que la camiseta que le han puesto a uno. Se ha comprobado que la ostentación de las señas de un equipo, por ejemplo, borra el sentimiento racista que provocaba la imagen de una persona de color. - See more at: http://www.eduardpunset.es/tag/relaciones-sociales#sthash.yzvWKbeY.dpuf
Si existe un grupo en el reino animal ampliamente dependiente de la interacción con otros seres de su especie para poder subsistir con éxito, es el de los humanos. Siempre hemos tenido la necesidad de pertenecer a un colectivo al que aportar activos productivos para el conjunto y del cual poder abastecerse en caso de necesidad. El intercambio de los excedentes por partes de distintas comunidades para el desarrollo mutuo es el origen del comercio.

Fuente: daviddicke.com
 
El comercio internacional es a menudo acotado por diferentes impuestos nacionales, aranceles, tasas a los bienes exportados e importados, así como otras regulaciones no monetarias. El libre comercio nació como respuesta opositora a todas estas restricciones. Es un concepto económico que hace referencia a la venta de productos entre países, libre de aranceles o cualquier otra forma de barreras comerciales. Supone la eliminación de obstáculos artificiales a transacciones entre individuos y empresas de distintas nacionalidades, como podrían ser los reglamentos gubernamentales.

El libre comercio fue una doctrina política surgida en el siglo XVIII en oposición al entonces reinante mercantilismo. Tenía como objetivo inicial impedir que los holandeses cerraran su imperio colonial al comercio inglés. Esta teoría sirvió de justificación política a la expansión colonial británica, imponiendo a escala internacional una división del trabajo que resultó mucho más eficaz que el propio sistema colonial en cuanto al saqueo de los recursos. 

Después de la victoria aliada sobre la Alemania nazi, los anglosajones se fijaron como objetivo el paso del modo colonial de explotación al intercambio desigual. Es por ello que la Carta del Atlántico promueve la descolonización, el libre intercambio y la libre circulación marítima. Este modelo se desarrolló en 1947 con los acuerdos del GATT (Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio). Su función consistía en un código de buena conducta, basado en el principio de no discriminación, reducción de cupos y aranceles y la prohibición de cárteles y dumpings o competencia desleal, que consiste en vender un producto a un precio inferior al coste incurrido para producirlo, con el objetivo de competir más eficazmente en el mercado.

Durante la década de 1960, contribuyó a un crecimiento mundial debido al éxito en las continuas reducciones de aranceles. De 1970 a 1980, el GATT tuvo una crisis acelerada debido a la reducción de los aranceles a niveles muy bajos, lo cual inspiró a los gobiernos de Europa y Estados Unidos a idear formas de protección para los sectores que se enfrentaban con una mayor competencia en los mercados, creando altas tasas de interés. En la era Reagan-Thatcher se produjo un gran movimiento de privatización y desregulación.

En 1991, el entonces presidente norteamericano George Bush senior, dio a conocer su visión de un nuevo orden mundial: la globalización. El objetivo era aprovechar el vacío creado por la desaparición de la URSS para extender la dominación anglosajona, privilegiando la expansión económica antes que la expansión militar. El nuevo modelo tiene como objetivos no sólo la libre circulación de los productos sino también la libre circulación de los servicios y los capitales, todo bajo la regulación de un tribunal arbitral que desgasta la soberanía de los Estados. Este nuevo modelo está representado hoy en día por la Organización Mundial del Comercio (OMC).

En el inicio del siglo XXI, este proceso se prolonga con la desmaterialización de la economía. Los anglosajones cierran sus industrias de bienes de consumo y conservan únicamente su industria militar. Inventan una economía basada en los productos financieros, es decir en la especulación, y en el cobro de derechos de propiedad intelectual, o de derechos por el uso. Extienden al espacio aéreo su control sobre la libre circulación de bienes y servicios, con el pretexto de la guerra contra el terrorismo, y también al espacio marítimo, con el pretexto de la lucha contra la piratería. Pero la complicada y costosa invasión de Irak en 2003 está a punto de provocar el derrumbe financiero del Imperio.
Fuente: economiaes.com

Los gobiernos norteamericanos y británicos tratan entonces de salvar el sistema vaciando las plazas financieras extranjeras y obligando los capitales a migrar hacia los paraísos fiscales. Por otro lado, en un movimiento concertado, los Estados occidentales ponen todos los medios financieros públicos al servicio de un grupo de bancos privados que así logran no sólo evitar la quiebra sino también comprar las empresas y bancos con problemas, en lo que constituye un gigantesco movimiento de concentración de la riqueza. 

La globalización ha aportado a priori ventajas como pueden ser una ampliación de la oferta para los consumidores debido a una mayor variedad en los bienes y servicios disponibles y un mercado más competitivo que conlleva una mejora en la calidad de los mismos. Por contra se han generado países en desventaja para competir en el mercado internacional, la deslocalización de empresas, explotación laboral e infantil en países pobres y una mayor dependencia económica a los invisibles mercados financieros.

Este movimiento globalizador ya pertenece prácticamente a élites y grandes corporaciones alrededor de un mundo sin patria ni bandera. Es un gran aglutinador de bienes. Aunque lamentablemente el mundo está lleno de conflictos armados muy localizados geopolíticamente, y la tensión parece ir en aumento a medida que la oferta de recursos energéticos no son capaces de cubrir la creciente demanda, la necesidad de mantener este enorme sistema comercial quizás es lo que evita la colisión a una escala potencialmente devastadora.

Los primeros años de desarrollo de los seres vivos tienen un crecimiento exponencial hasta alcanzar su grado de madurez, momento de estabilidad antes de iniciar un progresivo declive. De igual manera nuestro sistema económico global ha estado creciendo de manera exponencial durante el último siglo y medio. Quizás ha llegado el momento de comprender que entramos en una fase de madurez, en la que hemos de encontrar un equilibrio sostenible. No podemos tener 20 años enternamente.

2 comentarios:

CALÍCRATES dijo...

Magnífico post, que exhibe una por una las tretas vergonzantes del sistema. El rey está desnudo, pero es que, además, ya no hay ni con qué vestirlo. Saludos cordiales.

Camino a Gaia dijo...

Por ahora lo único que sostienen nuestros gobernantes es un optimismo fundamentalista, que no fundamentado, a costa de culpabilizar a diestro y siniestro, y de ocultar y maquillar la situación real.
Nos dicen que saldremos de la crisis pasado mañana y con esa zanahoria tira el burro... por ahora.
Un saludo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...