10 de febrero de 2014

El portador de luz

"Una nación que destruye su suelo se destruye a si misma" Franklin Delano Roosevelt

En la cadena alimentaria global, existe un elemento que es el eslabón clave. Forma parte de importantes moléculas comunes en la biosfera que sostienen la vida, siendo un nutriente esencial para plantas y animales. Pocos informes han examinado las repercusiones de la disminución de su suministro en el mundo, cuando se trata de un recurso cuyas reservas se están agotando. El fósforo.

Fuente: wikipedia.org

La mayor reserva se encuentra en las rocas sedimentarias. Es en estas rocas donde se inicia el ciclo del fósforo. Este ciclo se conoce como ciclo biogeoquímico y se produce en un ecosistema, repitiéndose constantemente en nuestro planeta. Son los seres vivos los que se alimentan del fósforo ya sea a través de procesos de descomposición por fosfatos o a través de rocas ya fosfatadas. Cuando llueve, los fosfatos se extraen de las rocas, a través de la erosión, y se distribuyen a lo largo de ambos, suelos y agua. Las plantas absorben los iones fosfato desde el suelo. Los fosfatos se desplazan desde las plantas a los animales cuando los herbívoros comen plantas y los carnívoros se alimentan de plantas o herbívoros. Los fosfatos absorbidos por el tejido de los animales a través del consumo, finalmente regresan al suelo a través de la excreción de la orina y las heces, así como de la descomposición definitiva de las plantas y los animales después de su muerte.

Fuente: alchimia.web

El fósforo es ampliamente utilizado para una variedad de funciones clave en todos los seres vivos, entre ellos la construcción de ADN y las membranas celulares. Como es relativamente raro en la corteza terrestre, la falta de fósforo es a menudo el factor limitante en el crecimiento de plantas y algas. En los seres humanos, desempeña un papel esencial en la formación de los huesos. Sin un suministro constante de este recurso, la producción agrícola mundial se enfrentará a un cuello de botella, y la creciente población de la humanidad sufrirá una grave escasez de nutrición.

En todos los rincones del planeta los agricultores tratan a sus campos con fertilizantes ricos en fósforo para aumentar el rendimiento de sus cultivos. Grandes cantidades de este recurso se pierden de los campos de cultivo a través de la erosión del suelo y la escorrentía, término que hace referencia a la corriente de agua que rebosa su cauce natural o artificial, y por el inodoro a través de nuestra orina y las heces. Nuestra disminución de fósforo, un componente primario subyacente al crecimiento de la producción agrícola mundial, amenaza con perturbar la seguridad alimentaria en todo el planeta durante el próximo siglo.

La raíz de este problema ya ha sido anteriormente objeto de preocupación en altas instancias gubernamentales. En un mensaje al Congreso de los EEUU en el año 1938, el entonces presidente Roosevelt advirtió que el contenido de fósforo de las tierras agrícolas de América había disminuido enfrentándose a una pérdida constante de su capacidad productiva y que esa escasez podría causar bajos rendimientos de los cultivos y productos de mala calidad, lo que afectaba negativamente a la salud física y la seguridad económica de las personas de la nación.

La dependencia del mundo en el fósforo es un aspecto poco apreciado de la Revolución Verde, una serie de innovaciones agrícolas que permitieron alimentar el aumento de aproximadamente 4 mil millones de personas en la población mundial desde 1950. Para esta masiva expansión de la producción agrícola mundial se requiere un aumento simultáneo de la oferta de recursos clave, como el agua y el nitrógeno. Sin embargo, sin un aumento de fósforo los cultivos aún habrían carecido de los recursos necesarios para impulsar un aumento sustancial de la producción, y la Revolución Verde no habrían llegado a despegar. La advertencia de Roosevelt estimuló a los ingenieros agrónomos para encontrar una solución. Para satisfacer la creciente demanda global de alimentos, movilizaron esfuerzos en minas y depósitos marinos ricos en fósforo. El constante aumento demográfico, la mejora de las dietas y la demanda mundial de alimentos y biocombustibles, intensifica la necesidad de fertilizantes de fosfato para mejorar la producción de cultivos.

Las reservas de fosfatos, la principal fuente de fósforo utilizado en fertilizantes, se están agotando. Gran cantidad de minas están en declinación y cada vez están más obligados a acceder a capas más profundas y extraer una menor calidad de la roca fosfórica de soporte. Algunos análisis iniciales de científicos del Global Phosphorus Research Initiative GRPI (Iniciativa Global de Investigación Fósforo) estiman que no habrá suficientes suministros de fósforo de la minería para satisfacer la demanda agrícola dentro de 40 a 50 años. La concentración geográfica de las minas de fosfatos también amenaza con marcar el comienzo de una era intensa de competencia de recursos. Casi el 90% de las reservas de fósforo estimadas del mundo se encuentran en cinco países: Marruecos, China, Sudáfrica, Jordania y Estados Unidos. En comparación, los 12 países que forman el control del cártel de la OPEP son el 75% de las reservas mundiales de petróleo.

Reservas de fósforo. Fuente: phosphorusfuture.net

Muchas de las minas de fosfatos de Marruecos se encuentran en el Sáhara Occidental, un territorio independiente en disputa que está ocupado por Marruecos y lugar de crecientes preocupaciones internacionales de derechos humanos. Estados Unidos exportó fósforo durante décadas, pero ahora importa el 10% de su suministro, todos de Marruecos, con el que firmó un acuerdo de libre comercio en 2004. Como miembro permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, los EE.UU. siempre ha vetado cualquier resolución que exija a Marruecos a abandonar el Sáhara Occidental.

China, el país con las mayores reservas y por tanto el primer productor, para proteger sus suministros impuso un arancel del 135% a las exportaciones en el recurso como parte de una compleja serie de eventos en los que el aumento de los costos de combustible y los fertilizantes habían llevado a un rápido incremento en los precios de los alimentos de 2008. Aunque el arancel fue posteriormente levantado, la imposición de este tipo de barrera comercial podría convertirse en algo habitual ya que los suministros disminuyen en todo el mundo.

La mayor demanda de fertilizantes y la disminución en el suministro de las exportaciones de fósforo se traducirá en precios más altos, lo que afecta de manera significativa a millones de agricultores en el mundo en desarrollo que viven al borde de la quiebra y la inanición. El aumento de los precios de los fertilizantes podrían inclinar la balanza. Ya están surgiendo señales de que nuestras prácticas actuales no pueden continuar por mucho tiempo. Entre 2003 y 2008, los precios de los fertilizantes de fosfato aumentaron aproximadamente el 350%. En 2008, la subida de precios de los alimentos provocaron disturbios en más de 40 países. Aunque el aumento en los precios de los fertilizantes fue sólo parcialmente responsable de los precios de los alimentos, los disturbios ilustran la convulsión social causada por interrupciones en el suministro de alimentos del mundo. Las revueltas del hambre de 2008 sólo fueron frenadas por las promesas gubernamentales de subsidios de alimentos, una estrategia viable sólo en la medida que los gobiernos puedan afrontar los costos cada vez mayores de apoyo alimentario.

El establecimiento de un suministro fiable de fósforo es esencial para asegurar a largo plazo, la seguridad alimentaria sostenible. Tenemos que reducir drásticamente la demanda de mineral de fosfato mediante la eliminación de nuestras prácticas derrochadoras. Esto requerirá una combinación de soluciones de baja y de alta tecnología, incluyendo los esfuerzos para prevenir la erosión del suelo, el desarrollo de métodos más selectivos de la aplicación de fertilizantes, y la creación de nuevos cultivos, fósforo-eficientes, que producen un rendimiento mayor por unidad de aplicación de fósforo. Afortunadamente, a diferencia de los combustibles fósiles, el fósforo se puede utilizar una y otra vez, esto es lo que ocurre en los ecosistemas naturales, en los que se recicla en innumerables ocasiones desde su primera movilización de la corteza de la Tierra para su posterior depósito en el lago y los sedimentos oceánicos.

2 comentarios:

Camino a Gaia dijo...

Me temo que la falta de energía será un problema que nos llegará antes. La solución es simple para ambos problemas: la ruralización de la sociedad. No podremos mantener una agricultura dependiente del petróleo. Estar cerca de la tierra nos permite facilitar que los nutrientes no se extraigan de la tierra y se envíen al mar a través de las cloacas.
Un saludo

Ana Paula dijo...

La energía solar térmica, aporta un alto ahorro energético para las familiar, con la consecuente bajada en el recibo de la luz y el ahorro económico que esto conlleva.

La energía solar térmica o energía termosolar consiste en el aprovechamiento de la energía del Sol mediante placas solares para producir calor que puede aprovecharse para la ducha de todos los miembros de la unidad familiar, cocinar alimentos, lavavajillas o para la producción de agua caliente destinada al consumo de agua doméstico, ya sea agua caliente sanitaria o calefacción. Consulta toda la información en: placas solares malaga

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...